Whatsapp logra cifrar los mensajes de sus usuarios, convirtiéndose en la aplicación de mensajería instantánea más segura del mercado.

Whatsapp, actualmente con 600 millones de usuarios, revolucionó el mundo de las tecnologías y las comunicaciones, mandando casi a pasar a mejor vida, los sms de pago y a las llamadas telefónicas. Su tono con el que sabemos que hemos recibido un mensaje, los chats de grupo, los mensajes de voz y actualmente, el doble tick azul señal de que el destinatario ha leído un mensaje, están presentes en nuestra vida cotidiana. Sin embargo, un estudio elaborado por EFF (Electronic Frontier Foundation), colocó a Whatsapp entre las aplicaciones de mensajería instantánea más inseguras del mercado, ya que no cumplía con los parámetros claves de seguridad y por eso, cualquier hacker podía apropiarse de los mensajes y datos almacenados en Whatsapp.

Parece ser que sus propietarios han tomado nota y Whatsapp ha incorporado por defecto a su última actualización de Android (aunque no en la última versión de Apple), el encriptado “end-to-end”. Con este tipo de cifrado, los proveedores de Whatsapp no pueden ver los mensajes que se intercambian los usuarios, ya que los mensajes que intercambien los usuarios se codificarán por defecto con una contraseña, por lo que sólo los que participen de esa conversación podrán ver los mensajes.

Se ha confirmado que próximamente, Whatsapp incorporará este cifrado “end-to-end” al resto de plataformas. El único punto negativo que podemos sacar de esta noticia es que Whatsapp no esta protegida al 100%, puesto que no se han cifrado los mensajes de las conversaciones de grupo o los mensajes con contenido multimedia (es decir, fotos, videos y mensajes de voz), aunque desde la compañía se confirma que confían en poder cifrar este contenido en próximas actualizaciones.

También le puede interesar: