Os informamos de la esta importante novedad, que compete a la privacidad de la información, que compete a la existosa aplicación INSTAGRAM.

Instagram es una aplicación gratuita para compartir fotos con la que los usuarios pueden aplicar efectos fotográficos y compartir las fotografías en diferentes redes sociales como Facebook, Twitter, Tumblr y Flickr

La aplicación fue diseñada para iPhone y a su vez está disponible para sus hermanos iPad y iPod . A principios de abril de 2012, se publicó una versión para Android y está disponible para descargar desde Google Play.

La compañia fue adquirida por Facebook el pasado mes de abril por mil millones de dolares.

Sus números dicen que gestiona más de 40 millones de usuarios en todo el mundo con más de 1 billón de fotos subidas.

Pues bien, como ya hemos referido en otras ocasiones, se suele dar poca importancia a leer detenidamente y antes de dar la conformidad a las condiciones generales, específicas y a la política de privacidad de aplicaciones o cualquier bien o servicio con el que cursamos suscripción y con ello relación contractual.

Instagram no es más que otro caso, entre los muchos que pueden citarse en este sentido.

Os dejamos el artículo publicado por los compañeros de Ontinet.

Instagram ha confirmado que tiene los derechos perpetuos de venta de las fotos que los usuarios han subido y compartido a través de esta red sin ningún tipo de obligación a pago o a notificación. 

 

eset_nod32_antivirus_españa_instagram_uso_derecho_libre_fotos

 

La nueva política de propiedad intelectual entrará en vigor el próximo 16 de enero, justo tres meses después de que Facebook haya culminado su adquisición de este popular sitio de intercambio de fotografías. Eso sí, los usuarios que lo deseen, tienen hasta el 16 de enero para borrar sus cuentas y todas sus instantáneas, pero si no lo hacen, a partir de esa fecha, todo el material pasará a formar parte de Instagram y, por lo tanto, de Facebook. Y no habrá forma, por lo tanto, de revocar esos derechos de ninguna manera.

Según su nueva política de privacidad, Facebook reclama la perpetuidad de los derechos de todas las imágenes públicas y afirma que está legitimado para vender o ceder las fotos a otras empresas, inclusive si se trata de fines publicitarios. Hay muchas fotos en Instagram, muchísimas; si Facebook se dedica ahora a vender los derechos, estaríamos hablando de la mayor agencia de stock de fotos que existe en la Red. Así que podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que ahora Instagram es el nuevo iStockPhoto, excepto que en el caso de Facebook no tienen que pagar a nadie por los derechos de uso de las imágenes, dado que ya son suyas.

Veamos las aplicaciones prácticas: imaginemos que un hotel en las Islas Canarias quiere utilizar imágenes de Instagram para su campaña publicitaria en anuncios en prensa, televisión, marquesinas, vallas publicitarias, etc… Imágenes que habrían sido colgadas por los propios usuarios durante sus vacaciones, con familia e incluso con niños, por qué no. Eso sí, pagará o no a Facebook dependiendo de su política de venta, pero el usuario final que ha tomado las fotos ni recibirá un euro por derechos de imagen ni se enterará. Bueno, quizá sí se entere, cuando vea la foto de su familia publicada en una valla publicitaria de cualquier autovía española.

Facebook no se ha pronunciado todavía de manera oficial a los requerimientos de más información al respecto, así que lo único que queda claro es que si continuas utilizando Instagram a partir del 16 de enero de 2013 y sigues subiendo fotos, estás renunciando a todos tus derechos y cediendo la propiedad a la conocida red social.

Las dos modificaciones que van a introducir en su política de privacidad y que vendría a legitimitar sus derechos, es una sección que elimina la frase “licencia limitada” por “licencia trasnferible” o “sub-licenciable”. Un cambio tan simple de dos palabras permite a Facebook tener los derechos de licencia de las fotos y cederlas a otras organizaciones.

Pero hay un segundo cambio que además permite a Facebook cobrar dinero. Dice “una empresa u otra entidad puede pagarnos para mostrar tus (…) fotos (…) en conexión con un contenido promocional o patrocinado sin ningún tipo de compensación para ti (para el usuario).” Esta frase no existe, actualmente, en la política vigente de privacidad de Instagram.

Además, añaden otra condición nueva que les inmuniza de cualquier tipo de acción legal que cualquier usuario pudiera llevar a cabo si hacen públicas fotos que eran privadas. Dice dos veces, en el mismo párrafo, que “no es objeto de demanda ningún uso o difusión de contenido” e “Instagram no puede ser demandado por ningún uso o difusión de cualquier tipo de contenido que compartas en la red”.

Diferentes organizaciones, tanto públicas como privadas de Estados Unidos, están iniciando las acciones correspondientes para intentar evitar que estos cambios se lleven efectivamente a cambio. Pero por si acaso, y si no quieres llevarte sorpresas desagradables, te recomiendo que elimines tu perfil antes del 16 de enero. Después será tarde.

Fuente: Ontinet – Yolanda Ruiz

Por último, cabe decir que Instagram en las últimas horas ha reaccionado publicando una nueva nota en su blog  donde informa “que no tienen intención de vender las fotos de los usuarios”, aunque no es eso lo que la gente ha tenido que firmar para continuar con el  servicio.

Saludos.