La Unión Europea endurecerá la nueva ley de protección de datos, para ello la Comisión de Libertades Civiles de la Eurocamára ha aprobado por una mayoría de 49 votos a favor, 3 en contra y 1 abstención, con la finalidad de endurecer la normativa en materia de protección de datos de carácter personal, que deberán acatar tanto las administraciones, empresas y redes sociales.

En un intento de evitar nuevos casos de espionaje a través de Internet, como el reciente caso de la NSA, en Estados Unidos.  La reforma establece que empresas como Facebook o Google no podrán transferir a Estados Unidos datos procesados en la UE,  necesitarán de una orden de autorización de un supervisor nacional y deberán informar al usuario afectado. En el caso de existir una orden judicial, también necesitará de está autorización.

Las entidades que incumplan sus obligaciones en materia de protección de datos se enfrentarán a multas de hasta el 5% de su volumen de negocios o 100 millones de euros, se aplicará la cantidad que resulte mayor. El Parlamento endurece así la propuesta original de Bruselas, que limitaba las sanciones a 1 millón de euros o el 2% del volumen de negocios.

Según Viviane Redign, Vicepresidenta de la Comisión y responsable de Justicia ha declarado que “Esta votación es un momento muy importante para la democracia europea” y envía una señal clara: a partir de hoy, la protección de datos está hecha en Europa”.

La reforma establece que las empresas de Internet sólo podrán procesar información personal si cuentan con el consentimiento explícito de los usuarios, que podrán retirarlo en cualquier momento.

Asimismo, el nuevo paquete legislativo incluye por primera vez el derecho al borrado, en lugar del derecho al olvido que había propuesto inicialmente el Ejecutivo comunitario.  Esto significa que cualquier usuario tendrá derecho a que se borren sus datos si así lo reclama. Para reforzar este derecho ‘online’, si una persona pide a una empresa de Internet como Facebook que borre sus datos, la entidad deberá remitir la petición a otros sitios donde esta información se haya replicado.

El principal motivo de este cambio es que los parlamentarios han llegado a la conclusión de que el ‘derecho al olvido’ es muy difícil de poner en práctica, ya que las empresas de Internet no siempre pueden borrar todas las informaciones de un usuario.

Además, se incentiva el uso de datos encriptados para tratar la información personal sensible de los usuarios.

La versión final de la nueva normativa deberá ser ahora pactada por la Eurocámara con los Gobiernos de los Veintiocho, que aún no han alcanzado un acuerdo entre ellos para negociar.

Tanto la Eurocámara como la Comisión Europea buscan aprobar la normativa para antes de mayo del 2014, un mes antes de las elecciones europeas, con la finalidad de que no se postponga de nuevo la actualización de la protección de datos de los ciudadanos europeos.