Haz que tu correo electrónico corporativo sea seguro

El correo electrónico se ha convertido en un instrumento imprescindible para la mayoría. Lo usamos para comunicarnos con nuestros amigos y familiares, lo usamos para comprar online, con él accedemos a portales y redes sociales y es un medio eficaz a la hora de recibir notificaciones.

Sus usos no tienen como límite la esfera privada sino todo lo contrario, en el ámbito laboral su importancia es del todo reconocida. Muchas rutinas de trabajo serían impensables sin la rapidez y efectividad comunicativa que aporta el correo electrónico.

Sin embargo, no todo es de color rosa, el uso del correo electrónico también supone algunos riesgos, entre ellos, sufrir un ciberataque o que un tercero acceda a la información que almacena. Y si ya es problemático lo que pueda ocurrir con nuestra información privada, más puede serlo cuando se trata de la información que maneja una empresa. Las posibles consecuencias son variadas y cada cuál más nefasta que la anterior: información delicada en manos de competidores, paralización de la actividad, pérdida de prestigio, cuantiosas sanciones de la Agencia Española de Protección de datos…

Dado que renunciar a este medio de comunicación hoy en día es del todo impensable, parece lo más conveniente seguir disfrutando de sus muchas ventajas mientras se toman ciertas precauciones para así minimizar los riesgos.Siguiendo esta línea, te ofrecemos los siguientes consejos para hacer que tu correo electrónico corporativo sea más seguro:

  1. No hacer uso de la opción “guardar contraseña” que suele ofrecer el navegador.
  2. Acceder a la configuración del correo electrónico para activar el nivel de seguridad máximo.
  3. Mantener actualizados el programa, el navegador y el sistema operativo del dispositivo desde el que se accede.
  4. Activar los filtros anti spam.
  5. Usar una contraseña fuerte y distinta a la que use para otros accesos.
  6. Cambiar la contraseña varias veces al año.
  7. No abrir emails de remitentes desconocidos o, por lo menos, someterlos al análisis de su antivirus previamente.
  8. Usar sistemas de cifrado para el envío de información delicada.
  9. Borrar periódicamente los correos antiguos. Si contienen información útil es más seguro conservarla en un disco duro externo y borrar el email.
  10. No usar el correo corporativo para fines privados.
  11. Evitar acceder desde redes wifis que no sean seguras (como son las públicas).
  12. Cerrar siempre la sesión.

 

Otros correos que le pueden interesar: