Telefónica y Vodafone son inasequibles a la persecucion de la Agencia de Protección de Datos. Sólo en el pasado mes de julio, ambas compañias fueron sancionadas un total de 14 veces por la Agencia, que les impuso una multa global de 611.000 euros. Las violaciones de la Ley de Protección de Datos consistieron, mayoritariamente, en la inclusión en ficheros de morosos de clientes con deudas en algunos casos de cuantía ínfima (5,31 euros, en uno de los casos) y que además, o ya estaban saldadas, o nunca existieron.

La compañía presidida por César Alierta está a la cabeza de este escandaloso ranking de sanciones. De las 26 multas impuestas el pasado mes de julio por la Agencia de Protección de Datos, 8 recayeron en Telefónica Móviles. En total, se le impusieron 261.000 euros de sanción, al acumular multas que iban desde los 1.000 a los 90.000 euros.

 El caso más grave correspondió a un cliente de Murcia que denunció que la compañía dió de alta cuatro líneas de móviles usando sin su consentimiento sus datos personales. Ello generó que se le imputase una deuda por un servicio no contratado, y la inclusión de sus datos en un fichero de morosos. Primero, en abril de 2011, denunció los hechos ante la Comisaría de Policía, y posteriormente, en julio del mismo año, ante la Oficima Municipal de Información al Consumidor de Murcia.

Teléfonica incorporó a sus sistemas informáticos datos personales del denunciante (nombre, apellidos, número de DNI, domicilio) asociados a unas líneas de telefonía móvil de las que no era titular. Por ello, el tratamiento posterior de esos datos, materializado en la emisión de facturas por unos servicios que el denunciante no contrató determinó que la operadora le imputara una deuda “que no era cierta, ni vencida ni exigible”.

También queda acreditado que TME (Teléfonica Móviles España) reclamó el pago de 2 cantidades al cliente sobre las líneas controvertidas por un importe de 44,84 euros y 21,71 euros. Posteriormente, ante el impago de la deuda generada, la compañía comunicó a los ficheros de solvencia patrimonial ASNEF y BADEXCUG una incidencia asociada a los datos personales del denunciante por un importe de 66,55 € (44,84€ + 21,71€), cantidad que coincide con la suma de las facturas emitidas en las líneas objeto de controversía.

La Agencia aprecia en Telefónica una grave falta de diligencia porque dió de baja las líneas controvertidas el 24 de junio de 2011, y sin embargo 3 meses después el 4 de octubre de 2011 y el 12 de octubre de 2011, dió de alta los datos personales del denunciante en los ficheros de morosos. En consecuencia, los datos personales del denunciante fueron incluidos en esos archivos “vinculados a una deuda a la que era ajena el denunciante”; deuda que no era cierta, ni vencida ni exigible desde la perspectiva del afectado, por cuanto no tenía la condición de deudor ya que él no había prestado su consentimiento para el alta de las líneas controvertidas. La consecuencia fueron dos multas por infracción grave a la Ley de Protección de Datos, que supusieron una sanción pecuniaria total de 90.000 euros (50.000 más 40.000).

Vodafone, 350.000 euros de multa

Pero Vodafone hace buena competencia a Telefónica en esta materia de violaciones de la Ley de Protección de Datos. El pasado mes de julio, acumuló seis sanciones, por un importe total de 350.000 euros. Y además bate el récord con dos multas de 100.000 euros cada una. En uno de los casos, denunciado en Almería, la compañía reclamó a un cliente el pago de un servicio de telefonía que no tenía contratado, y, al no cobrar –lo que obviamente no le correspondía– incluyó al denunciante en el fichero de morosos. La segunda sanción se originó en Cádiz. Vodafone reclamó a un cliente 62,77 euros por una línea que no tenía contratada, y al no pagar, puso también su nombre en un archivo de morosos.

Otra compañía telefónica sancionada en julio por casos similares fue France Telecom, con 80.000 euros de multa. Con lo que, de las 26 sanciones, 16 fueron para telefonicas. Estas compañías llevan más de un lustro acaparando las sanciones a la Ley de Protección de Datos, y continúan incurriendo en las mimas prácticas, sin que las sanciones hayan tenido ningún efecto disuasorio sobre las mismas.