Europa anuncia un nuevo acuerdo con el Departamento de Comercio de EEUU en materia de transferencias de datos personales.

Tal y como anunciamos el pasado 14 de octubre (ver noticia aquí) la Justicia europea, a través del TJUE, anuló el protocolo anterior denominado SAFE Harbour que vinculaba a las transferencias internacionales de datos de carácter personal con los Estados Unidos.

El nuevo acuerdo, denominado “Privacy Shield” o “Escudo de privacidad”, entraría en vigor en unos tres meses y podrá ser revisado anualmente. Según la Comisión Europea, dicho protocolo conlleva una mayor obligación por parte de las empresas estadounidenses a la hora de proteger los datos de ciudadanos europeos -como plazos obligatorios para responder a las reclamaciones- y una mayor colaboración son las autoridades de protección de datos, cuyas decisiones serán de obligado cumplimiento para dichas empresas.

A partir de ahora, según la UE, “los problemas se resolverán con carácter inmediato”Las empresas tendrán que publicar las reglas de tratamiento de los datos que recopilan, algo que supervisará el Departamento de Comercio. Esas reglas serán compromisos de cuyo incumplimiento responderán ante los tribunales.

Asi mismo, el acuerdo incluiría un compromiso por parte del Gobierno de EEUU de que el acceso a los datos personales por parte de la administración estadounidense estará limitado, se realizará con todas las garantías y no será generalizado. Solo se llevará a cabo cuando sea necesario y de forma proporcionada; no estará permitida en ningún caso la vigilancia indiscriminada. Por otro lado, se creará la figura de un Defensor de los usuarios que atenderá las quejas y las denuncias que puedan surgir.

Alcanzado el acuerdo político, lo siguiente es redactar un borrador que lo desarrolle que aún tardará unas semanas en recibir el visto bueno definitivo.

Fuentes de la UE han asegurado que este marco se va a poder compaginar “perfectamente” con el reglamento europeo de protección de datos en vigor, habíendose programado para 2017 un primer examen de control por las dos partes pudiendo ser revisado anualmente.