LinkedIn pagará un dólar como indemnización a cada usuario premium como consecuencia del robo de contraseñas sufrido en 2012

LinkedIn, la conocida red social orientada a los negocios, sufrió en el año 2012 un robo masivo de contraseñas pertenecientes a las cuentas de los usuarios de la misma, apareciendo en Internet como consecuencia 6.5 millones de contraseñas encriptadas y  sin encriptar.

Katie Szpyrka, una usuaria Premium de LikedIn, denunció a la compañía por violar la Ley californiana, así como por negligencia. En la demanda, también  se incluían aquellos usuarios que pagaron por esas suscripciones premium entre el 15 de marzo de 2006 y el 7 de junio de 2012, siendo al menos 800.000 de ellos clientes estadounidenses.

Sin embargo, parece ser que antes de iniciarse el juicio, LinkedIn llegó a un acuerdo con la justicia y, entre otras, se estableció en el mismo el pago de una indemnización por valor 1.25 millones de dólares.

No obstante, el 30% de esa cantidad irá para el pago de los abogados, otro porcentaje es para gastos de celebración del juicio, es decir, las costas,  y el resto, cantidad que asciende a  unos 800.000 dólares, dereberá de utilizarse  para indemnizar a los 800.000  usuarios premium cuyas contraseñas fueron robadas, por lo que haciendo cuentas, parece que la indemnización que recibirá cada usuario será aproximadamente de un dólar.

La compañía por su parte niega e insiste en que ella no es culpable del robo de contraseñas y ello según el auto del juez, “LinkedIn niega que haya cometido, o amenazado, o intentado cometer cualquier acto equivocado o violación de la ley o el deber citado en la denuncia”.

No obstante, LinkedIn ha anunciado que reforzará el hashing, técnica utilizada para proteger información, y a usar medios adicionales de seguridad con el fin de aumentar la seguridad de sus contraseñas.

Finalmente, cada uno de los usuarios implicados podrá optar por aceptar las condiciones de la indemnización propuestas por LinkedIn, rechazar el acuerdo y conservar sus derechos para poder demandar a la compañía en el futuro, o no hacer nada, de forma que no recibirían indemnización,  ni podría emprender acciones legales contra la red social en un futuro.