Durante varios años, la oficina del Defensor del Puebloha recibido quejas de ciudadanos sobre los retrasos de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), que se defiende afirmando que cada vez más ciudadanos requieren de sus servicios, y que el número de denuncias supone un lastre en su trabajo.

Sin embargo, un estudio del despacho especializado en protección de datos, www.salirdeinternet.com pone en duda que sean las denuncias la causa del bloqueo, a pesar de su creciente número.

“Si el elevado número de denuncias fuese un problema, existiría un retraso en la resolución de los procedimientos sancionadores, de apercibimiento o de archivo. Sin embargo, éstos no tienen retrasos significativos, ni siquiera cuando se recurren”, señalan desde el bufete.

Para sostener su tesis, han estudiado el tiempo de resolución de estos conflictos. Éstos se dividen en denuncias -alguien pide una multa para otro porque se supone que ha hecho algo mal- o tutela de derechos -por ejemplo, cuando se solicita sacar el nombre de Google, el buscador no hace caso, y se pide a la AEPD que le obligue a hacerlo-.

Según el estudio elaborado por www.salirdeinternet.com, los dos tipos de procedimientos suelen ser resueltos en plazo. Pero, cuando se recurre, la tutela queda relegada a un segundo plano.

Así, comentan desde el despacho  “durante 2012, se plantearon 125 recursos en procedimientos derivados de denuncia. Se resolvieron en un mes (el plazo correcto) el 81,3% de los recursos”.  Además, destaca que uno de ellos, por una cuantía de 50.000 euros, se resolvió en cuatro días.

Esta celeridad contrasta con la lentitud de otros procedimientos, que no tienen contenido económico o disciplinario. Así, “durante 2012, se plantearon 91 recursos en procedimientos de Tutela de Derechos y apenas el 25% se resolvieron en el plazo correcto”, denuncian desde www.salirdeinternet.com.

La causa de este comportamiento, según el bufete, obedece a motivos económicos (en el pasado informe anual, se puso de manifiesto que la AEPD impuso multas por valor de 17,4 millones de euros), lo que, en su opinión, tiene una importante trascendencia, porque “más que cuestionar la carga de trabajo del organismo, se puede cuestionar en qué materias influye”.

Y como ejemplo cita el hecho de que existen recursos que han tardado más de nueve meses en resolverse, entre ellos, el de la popular web Meneame, ya que la AEPD tardó más de ocho meses en comprobar que había eliminado correctamente los datos de un ciudadano.