Un despacho de abogados demanda a la compañía por captar imágenes o coches «sin consentimiento del afectado»

Street View, el servicio que permite explorar en el ordenador lugares de todo el mundo mediante imágenes a pie de calle, no deja de crearle problemas a Google. La captación masiva de datos de las redes wifi de los usuarios llevó a la empresa ante la justicia española -entre otras- hace dos años. Hace unos días, los coches de Google retomaron su trabajo en las calles, pero ePrivacidad, un despacho de abogados especializado en internet, ha presentado una demanda ante la Agencia Española de Protección de Datos por fotografiar y publicar sin permiso imágenes de casas, coches y personas.

Google informó a finales de abril a la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) del comienzo de una nueva campaña de captación de imágenes. La AEPD requirió a Google “información sobre el tipo de datos recogidos, la finalidad de la recogida, lugares y periodos de conservación de los datos personales recogidos en las imágenes, los procedimientos para anonimizar los datos personales (imágenes, matrículas…) antes de su publicación, y para su eliminación, así como información sobre los medios disponibles para que los ciudadanos puedan solicitar la eliminación de sus datos directamente ante la compañía”.

Los compromisos de Google

Google se comprometió a no captar en ningún caso datos de localización de redes wifi, ni datos transferidos mediante las mismas; a aplicar una tecnología de difuminado permanente e irreversible aplicable a rosotros identificables y matrículas de vehículos, y a poner a disposición de los usuarios una herramienta mediante la que pueden comunicar e informar sobre cualquier imagen que aparezca sobre ellos.

Sin embargo, el despacho denunciante asegura que, según la Ley Orgánica de Protección de Datos, el tratamiento de datos de carácter personal requerirá el consentimiento inequívoco del afectado, lo que no sucede en este caso. Es más, según Samuel Parra, “basta navegar diez minutos en Street View para ver que hay coches y personas sin difuminar la matrícula o la cara”.

Videovigilancia: ¿es lo mismo?

Según el abogado Samuel Parra, hay incontables casos de sanciones a particulares o empresas por tomar fotos y por utilizar una cámara de vídeo apuntando a la calle. ¿Son situaciones equiparables? Para la AEPD, las cámaras de videovigilancia tienen como fin tomar imágenes identificables, lo que implica que tienen una regulación específica, que incluye grabaciones proporcionadas y no invasivas. Google Street View, en cambio, realiza un callejero digital, pero no tiene como finalidad captar imágenes de personas identificables. Podría haber, según la AEPD, un interés legítimo, siempre que se tomen unas medidas que concilien el interés que persiguen con los derechos de los afectados. En la resolución de este debate puede centrarse la demanda planteada.

La AEPD abrió en 2010 un procedimiento sancionador a Google, tras constatar cinco infracciones de la Ley Orgánica de Protección de Datos. En concreto, se aludía a la captura y almacenamiento por parte de los vehículos del servicio de Google “de datos personales de diversa naturaleza mediante redes wifi aiertas”, entre ellos direcciones y cuentas de correos electrónicos y redes sociales. Sin embargo, dado que existe un procedimiento judicial penal en el Juzgado Número 45 de Madrid, la AEPD se veía obligada a suspender el procedimiento sancionador.

Google se enfrenta a diferentes conflictos relacionados con Street View en países como Alemania o Estados Unidos. La Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos aseguró recientemente en un informe que Google era consciente de la recopilación de información personal, como contraseñas y emails, a través de los coches de Street View.

Fuente: ABC.es