Los contadores inteligentes vulneran la privacidad de los usuarios

Las principales compañías eléctricas han querido poner en conocimiento del  ministro Soria la necesidad de garantizar la protección de la privacidad de sus usuarios. Su interés reside en el temor de que los nuevos contadores eléctricos puedan traer consigo una avalancha de demandas por vulneración del derecho a la intimidad.

El Supervisor Europeo de Protección de Datos ya mostró su preocupación con respecto a este tema en 2012 y solicitó a la Comisión Europea que realizase estudios sobre el impacto de estos aparatos y valorara la necesidad de crear nuevas leyes que aseguraran la adecuada protección de los datos personales en los contadores inteligentes.

Los contadores eléctricos hacen posible un seguimiento mucho mayor que el consumo de energía, a través de ellos se pueden identificar hábitos y datos privados de los miembros que componen una vivienda. Por ejemplo, la hora en que se acuestan, hacen las comidas o aquellas en las que se ausentan.
No se puede pasar por alto que toda esta información además de cuantiosa, es muy valiosa desde un punto  de vista comercial.

Tampoco a Facua  les pasan desapercibidas las desventajas, ya hace dos años  lanzó una campaña en que aseguraba que “los nuevos contadores de luz elevan el riesgo de robos al revelar si el piso está vacío”.

“Estos equipos de medida tienen una luz led que parpadea a una velocidad proporcional al nivel de consumo eléctrico. Al estar visibles, cualquiera que entre en el edificio puede deducir a que horas del día no hay nadie en el piso o si la familia se ha marchado unos días”.

Por otra parte, también son muchas las voces que hacen notar su descontento con el hecho de que la mayor parte de esta información no sea accesible para el propio consumidor, ya que podría resultarle muy útil para implantar medidas de ahorro efectivas.